Qué pintura elegir para tu casa

Cómo elegir pintura

No hay remodelación por grande o pequeña que sea que no necesite una buena mano de pintura. Es el toque final. Nada puede cambiar de manera más rápida y dramática la apariencia de tu sala, baño o cocina que el color de las paredes. Sin embargo, hay muchos tipos de pintura y saber cuál elegir para tu casa no es siempre una tarea sencilla. Hay mucha variedad, calidades, colores y precios. Esperamos que estos consejos, te ayuden a elegir con confianza la que más se ajusta a tus necesidades.

Principales tipos de pintura

Para empezar, es importante distinguir entre pinturas de exterior y de interior. Como puedes imaginar las propiedades de una pintura de exterior son diferentes a las que utilizaremos en el interior de casa, pues necesitan más resistencia al sol y la humedad.

Si vas a una tienda como Doit Center, vas a encontrar cuatro tipos principales de pintura: en base agua, de aceite, en aerosol y especiales. Prácticamente, sólo las dos primeras nos interesan, ya que las otras dos son sobre todo para muebles y retoques.

Las pinturas a base de aceite (o al óleo) son especialmente utilizadas en el exterior, por ser más resistentes a los elementos. Antes de aplicarlas en elementos alcalinos como concreto, bloques, ladrillos o estuco, es necesario tratar y sellar la superficie previamente. Las pinturas de aceite puras son cada vez menos utilizadas.

La ventaja principal de las pinturas al agua es su secado rápido. Tras unas 3 ó 6 horas, es posible dar una segunda mano. Su acabado suele ser opaco y si quieres obtener algo más de brillo, es siempre aconsejable utilizar un barniz encima de la capa final. Son las más utilizadas en el interior de las casas, especialmente en la sala o en las recámaras. Otra de sus ventajas es que una mancha de una pintura al agua es más sencilla de quitar que una pintura a base de aceite.

Cuando contactes con tu pintor, muy probablemente te hable también de pinturas acrílicas y de látex. La diferencia principal entre las dos es que la pintura acrílica está constituida a base de químicos, lo cual la hace más flexible, y la pintura de látex es a base agua. La tendencia es utilizar las pinturas de látex para áreas más grandes, ya que se compran en cantidades mayores, al ser más económicas. Los látex son fáciles de limpiar, mientras que las pinturas acrílicas necesitan diluyentes y más cuidado en su manipulación. Sin embargo, las acrílicas son más duraderas y resistentes, además su flexibilidad las hace ideales para cubrir grietas e imperfecciones.

Un tipo original de pintura

Para los que quieran tirar la casa por la ventana y probar nuevos productos, puedes pedir a tu profesional utilizar pintura fotocatalítica, capaz de filtrar y limpiar el aire. Es decir, purifican el aire de partículas tóxicas en suspensión y eliminan olores y microorganismos. Por todo ello, son ideales para los alérgicos. Y por si no fuera suficiente, es un tipo de pintura sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Qué acabados de pintura elegir

Antes de pensar en el color, vamos a hablar de los acabados. Los principales que encontrarás en las tiendas son el mate, el satinado y el brillante. Además, verás que hay pinturas que ofrecen una combinación o acabado intermedio.

Acabado mate

Es ideal para disimular los defectos de los muros. Suelen dar un toque moderno y distribuye muy homogéneamente la luz. Además, aunque sea el que probablemente más fácilmente se ensucie, su limpieza no suele dar problemas. Por ello, es probablemente el más utilizado en decoración de interiores. Este tipo de pinturas pueden necesitar más de una capa para crear un color sólido.

Para paliar ciertos problemas de las “pinturas mates”, una alternativa que consigue un efecto similar es utilizar esmaltes de acabado mate. Estos tienden a ser más resistentes, lavables y duraderos. Son, por tanto, ideales si tienes niños y mascotas en casa y, por sus características, muy aconsejables en las cocinas. Un poco más caros, pero si tienes que limpiar dibujos de tus hijos en paredes, lo agradecerás.

Acabados satinados

Es un punto medio entre las pinturas mates y brillantes. Este acabado consigue un brillo suave y sedoso, y es ideal para paredes que deban limpiarse a menudo, como las de las cocinas. También son muy utilizados en estancias con poca luz natural. La pared debe estar libre de imperfecciones porque suelen resaltarse con este acabado.

Acabados brillantes

Es el tipo de pintura más utilizado en interiores. Si quieres resaltar el color de tu estancia, este es el acabado a utilizar. Son muy pinturas muy fáciles de limpiar por lo que son ideales para cocinas y baños. Como reflejan la luz, hay que ser cuidadosos con las imperfecciones, ya que quedarán muy resaltadas. Hay también pinturas “semi-brillantes” por si no te atreves a ser muy “radical”.

¿Qué tipo de pintura elegir para baños y cocinas?

Como habrás visto, hemos insistido en ciertas características básicas de cualquier pintura como la durabilidad y lo lavables y fáciles de limpiar que sean. Estas propiedades son esenciales para no confundirse a la hora de elegir pintura para estas estancias que están siempre expuestas a manchas y humedades.

Además de elegir pinturas resistentes a la humedad, a los cambios de temperatura y ser lavables, es importante que sean resistentes al moho y a los hongos. Recuerda que la acumulación de vapor generado en cocinas y baños, si no están correctamente ventilados, puede hacer que se acumule humedad en ventanas, esquinas, detrás de muebles, etc. creando un peligro potencial para tu salud.

Otra de las alternativas para conseguir el efecto de una remodelación en tu baño o cocina, sin obras, es utilizar pinturas para azulejos (si los tienes instalados): esmaltes sintéticos, acrílicos o pintura epóxica. Esta última, es muy resistente al agua y productos de limpieza.

¿Y los colores?

Antes de hablar de tendencias. Vamos a repasar unos consejos básicos antes de elegir el color de la pintura que te vas a poner a casa.

Antes de decidirte por un color, llévate el muestrario de colores a casa. Mira cómo contrastaría cada color con tus muebles, alfombras, etc. No te precipites en esta decisión. Evalúa bien tener un buen equilibrio entre colores. Si tus muebles son muy recargados, vas a colorar muchísima decoración o cuadros en tus paredes, lo mejor será elegir una pintura en tonos neutros o de colores suaves. Al contrario, si tus muebles son muy simples y no vas a usar muchos cuadros, tus opciones de colores se amplían, y podrás jugar mucho más con colores y acabados.

Si tienes dudas sobre qué color elegir dentro de la misma tonalidad (por ejemplo, entre dos azules para tu baño), nuestra recomendación es que elijas el más claro. ¿Por qué? Los colores tienden a verse más oscuros en la pared que en el muestrario o el catálogo.

En cuanto al tipo de color, piensa siempre en la luz. Si el espacio es oscuro, no tiene mucha luz exterior o es pequeño, lo ideal es utilizar tonos claros de blanco o beige, para aumentar la sensación de amplitud. Utilizar un brillante o un satinado, ayudará además con la luminosidad.

Después, piensa en qué quieres conseguir en la estancia. Ya sabes probablemente que los tonos azules y verdes relajan, el naranja y el rojo claro dan apetito (por eso se usan mucho en restaurantes), los blancos dan serenidad, etc.

¿Necesitas ayuda para elegir un color?

Si tienes alguna duda, una recomendación que nunca fallará es el blanco. Nunca pasa de moda, amplía espacios, va bien con paredes con cuadros o sin cuadros, con muebles minimalistas, modernos o clásicos.

Una tendencia que nos encontramos en muchos proyectos de remodelaciones es la pintura azul para recámaras. Es un color acogedor y relajante. Combinado con techos blancos o marcos de ventanas blancos, quedan muy bien.

Pintura azul en recámaras
Combinar el color azul en paredes con blanco en techo, marcos de ventanas o muebles está de moda

Muy utilizado también es pintar estanterías y muebles del mismo color que tus paredes. Es menos arriesgado de lo que parece.

Pintura de paredes y muebles del mismo color
¿Te atreves a pintar tus estanterías del mismo color que tus paredes?

También, como ocurre con el papel tapiz o el papel pintado, combinar una pared de fondo de tonos más oscuros con blancos en el resto de paredes, funciona muy bien. Es una forma de dar volumen y amplitud a los laterales. Muy recomendable en pasillos estrechos o incluso en recámaras muy rectangulares.

Esta técnica funciona también para dar sensación de mayor altura a tus techos. Si pintas paredes de un color más obscuro y los techos blancos, de repente, la estancia parece más alta.

Sensación de altura con pintura blanca en el techo
Consigue una sensación de más altura pintando tu techo de blanco y las paredes de un color más oscuro

¿Te decidiste?

Si la respuesta es sí, ya sabes que Camarounds puede ayudarte a encontrar al pintor que necesitas. Es un proceso muy sencillo de 3 pasos que se hace en minutos:

  1. Baja la App y describe lo que necesites.
  2. Recibe cotizaciones
  3. Aclara dudas con los profesionales, compara y contrata

Recuerda que todos nuestros profesionales están verificados.

Por último, una pequeña guía de precios de pintura.

¡Ánimo y mucha suerte!

Logos de Play Store y la App Store para bajarse la App de Camarounds

Artículos Relacionados

Cocineros a domicilio
Cocineros a domicilio
Está claro. Quieres algo distinto. Si necesitas una cena romántica, una comida o cena familiar, o (en poco tiempo, esperemos) una parrillada con amigos, catering para una fiesta o evento...
Consejos para obtener el presupuesto de tu remodelación
Consejos para obtener el presupuesto de tu remodelación
Empecemos por el principio. A no ser que tengamos ya elegido a nuestro profesional, seguro que queremos conseguir varias cotizaciones. Esto no sólo nos permitirá asegurarnos de que el coste...
Ideas y consejos para decorar tu oficina en casa
Ideas y consejos para decorar tu oficina en casa
Ya sé que estamos de reapertura, pero para muchos de nosotros el teletrabajo sigue siendo nuestro modo de vida y nuestras casas siguen siendo nuestras oficinas. Por eso, hoy os...